El enemigo silencioso DE TU PROSPERIDAD.

Hay un enemigo silencioso que atenta diariamente a tu abundancia y prosperidad, cuando lo mencione dirás “yo no”, “a mí no”, pero lee hasta el final este artículo, porque aunque no se trate de ti, te ayudará a estar alerta.





El ego, es un enemigo destructor de riqueza y de cualquier tipo de negocio. El ego es la súper valoración de uno mismo.


Una persona ególatra se cree y se siente superior a todos, no hay nadie que lo supere, tiene la fuerte necesidad de demostrarlo continuamente y quiere siempre tener la razón en cualquier argumento, en cualquier conversación, porque cree firmemente que todo lo sabe. Jamás asumirá sus errores porque siempre encontrará a la persona, situación o cosa a la cual dar la culpa, porque la responsabilidad de cualquier cosa negativa que ocurra en torno a si, será externa a ella.


La persona ególatra necesita sentirse siempre y en todos los aspectos por encima de los demás: Más inteligente, más próspero, mejor vestido, más culto, más exitoso y todo lo que implique más y mejor.

Necesitando el reconomiento y la admiración continua de los demás hacia si, la persona con el ego elevado llega a tomar muy malas decisiones financieras, porque en lugar de invertir inteligentemente, estará demostrando el éxito a los demás, gastando en cosas que le ayuden a ostentar lo antes posible, como un carro de lujo por ejemplo, una casa extraordinaria en una zona privilegiada, y/o viajes a lugares exóticos con el fin de mostrar y demostrar, mucho antes de consolidar la prosperidad, y que seguramente esas cosas las obtiene con deudas tóxicas, confiando de unos ingresos que podrían no ser constantes ni permanentes. Lo que por el afán de demostrar ser mejor que cualquiera, esos gastos y deudas se convierten en pasivos y “hoyos negros de la riqueza” poniendo en riesgo la seguridad de lo que ha adquirido, que seguramente en un futuro no lejano, lo llevará a venderlo todo, ¡pero vender!, significaría reconocer una pérdida y además reconocer las malas decisiones, un ególatra sin medida puede no querer asumir esta situación y tratar de mantenerla el mayor tiempo posible, lo que implica llegar a la bancarrota total y absoluta.


Cuando se habla de alguien que todo lo sabe, siente que no tiene nada que aprender, que se las sabe todas y que nadie tiene nada que enseñarle, lo que limita la adquisición de nuevos conocimientos, actualización de nuevas tecnologías y por su puesto nuevas posibilidades de conseguir diferentes oportunidades de negocio. No avanzar es quedarse congelado, paralizado, cayendo en la mediocridad. Si hay algo importante para alcanzar la plenitud de prosperidad es aprender y sobre todo, “desaprender”, porque todos tenemos patrones, actitudes, comportamientos y mentalidad “contra-abundantes”, pero alguien con el ego elevado jamás avanzará en esto.


Una persona con ego extremo se le dificultará tener buena relación con sus empleados, socios, colegas, proveedores, etc. Lo que conlleva a poner en riesgo cualquier negocio. Pierde la posibilidad de contratar a personas valiosas y la oportunidad de hacer nuevos y buenos negocios ¿por qué?, porque nadie quiere tratar una persona ególatra.


La superioridad mata todas tus posibilidades de progreso a largo plazo, porque sin carisma, sin fortaleza, sin humildad no hay abundancia con permanencia en el tiempo, porque el ego es una debilidad absoluta, el ególatra es débil porque necesita sentirse superior para estar bien consigo mismo, sin ostento no es nadie, necesita halagos, elogios, admiración, idolatría, y hará todo lo posible a cualquier precio para que eso suceda constantemente.

El ególatra no es generoso, no ayuda a nadie, y hay que recordar que la vida te regresa lo que das, y si no das, esa “prosperidad” no llegará muy lejos. Es una persona estresada porque siempre está buscando nuevas maneras de impresionar, y el estrés no trae abundancia.


La persona con súper ego o ego extremo es una persona reactiva, siempre está a la defensiva y reacciona negativamente, inclusive hacia el éxito de otros, son celosos de que otros logren tanto o más que ellos, siempre ponen en tela de juicio las buenas acciones de los demás.

Las personas con alta autoestima, no necesitan la aprobación ni el elogio extremo de los demás, además son generosos.

Si has descubierto que al menos una característica coincide contigo y de verdad quieres convertirte en una persona próspera en todos los aspectos de tu vida, y quieres saber cómo mejorar tu autoestima, no dudes en ver este artículo mi artículo: ¿Autoestima baja? ¡Solucionémoslo ya!

¿Conoces a alguien ególatra?, ¿tienes la confianza de hablarle sobre esto?, no dudes en compartirlo. Como siempre espero tus comentarios, te responderé lo antes posible, así que te espero de vuelta para que revises mi respuesta. Si crees que necesitas ayuda para superar aquello que no te permite ser próspero y abundante, no dudes en escribirme el chat, aquí abajo a la derecha, o dejarme un comentario al final de esta página. Gracias por tu tiempo.

etiquetas: #abundancia #prosperidad #riqueza #dinero #billete #rico #ricos #millonario #millonarios #autoestima #ego #éxito #logros