Estás ciego y puedes ver.

Actualizado: 6 de jul de 2018

Cada persona en el mundo tiene TODO LO QUE NECESITA, para lograr y tener TODO LO QUE QUIERE, pero NO SE DA CUENTA. Y mi intención, con este artículo es que ¡tú sí te des cuenta! y le pongas acción.


"No hay peor ciego que el que no quiere ver", "Ni jalando ni empujando, avanza quien no quiere caminar". No importa si baja papa Dios a darte la solución, si tú te aferras a quedarte en tu zona de comfort, llámese: mi posición de víctima llena de excusas, no habrá santo ni virgen que te salve. Dios no se equivoca, y cuando dijo: "Ayúdate que yo te ayudaré", no estaba jugando. Todos tenemos TODO para salir de donde estamos.


Tú, si tú. Tú tienes ¡tanto!, tienes tanto que no te has dado cuenta, tienes tantas bendiciones encima que sin darte cuenta das por hecho, y sólo estás pensando en lo que no tienes, en lo que te falta, en lo que no te dicen, en lo que no te demuestran, en lo que no has logrado o alcanzado.


“Cada persona en el mundo tiene TODO LO QUE NECESITA, para lograr y tener TODO LO QUE QUIERE, pero NO SE DA CUENTA.”

Empezaré con unas preguntas:

¿Tiene que venir Nick Vujicic que no tiene brazos ni piernas para decirte que aún sin ellos puedes explotar tus talentos y ser feliz y próspero como él?.

¿Tiene que venir Andrea Bocelli o Adrián Mena para que aprecies tu sentido de la vista, y además decirte que aún sin vista puedes ser feliz y tenerlo todo?.

¿Tiene que venir Marlee Beth Matlin para decirte con señales, que tienes el gran poder de comunicarte con palabras, puedes cantar, y que aún sin eso puedes ser feliz y exitoso?

¿Tiene que venir Chris Gardner a decirte que eres afortunado de tener un techo y comodidades y que aún si estás en la peor de las miserias, como lo estuvo él, puedes ser feliz, exitoso y millonario como él?.

¿Tiene que venir Bill Gates a decirte que no importa si te quedaste huérfano y eres adoptado, para que seas feliz, exitoso y hasta puedes ser tan rico que puedas ayudar millones de personas más?.

¿Tiene que venir Bill Gates, Amancio Ortega, Michael Dell, Mark Zuckerberg y Richard Branson, a decirte que no importa si no terminaste la universidad, puedes ser, feliz y multimillonario?.

¿Tiene que venir Jack Ma a decirte que aún si te han rechazado en todas las entrevistas de trabajo a las que has participado, puedes ser feliz, exitoso y rico?.

¿Tiene que venir Scarlett Johansson que no necesitas ideas millonarias para serlo y que puedes llegar a ser feliz aún sin ideas? La idea de ser actriz fue de su madre, no de ella.

¿Tiene que venir del más allá Michael Jackson, quien murió justo antes de su tan esperado regreso a la música, para decirte que ¡la vida es ya!?.

¿Entiendes que con tan solo leer hasta aquí, no necesitas saber más para reflexionar sobre lo poco que puedes estar apreciando todas las maravillosas bendiciones de las que gozas, lo poco agradecido que puedes estar siendo y lo poco que lo puedes estás aprovechando?.

¿Es necesario que te suceda una tragedia para que lo entiendas?... no creo.


Hay millones de personas con millones de pretextos y excusas para no hacer las cosas, ni si quiera para salir y cambiar ese trabajo que no les gusta, mucho menos hablemos de sueños, viajes o emprendimiento.


Para ser sincera, eso no es lo peor, ¡lo peor! es que tenemos ojos, y no apreciamos la fortuna maravillosa que significa, tenemos ojos, y no apreciamos el cielo, las nubes, las flores, no contemplamos ¡nada!, somos ciegos ante las maravillas que ocurren a nuestro alrededor y no valoramos las maravillas que hoy día hacemos cotidianamente gracias a la vista. Tenemos oídos, y no apreciamos el cantar de los pájaros, ni el ruido de la lluvia, la carcajada de ese niño tremendo de la familia, la voz de nuestros seres amados, ni la ayuda que pide alguien a nuestro alrededor, no apreciamos a los grandes cantantes y músicos. No valoramos la maravilla de poder escuchar lo que sucede a nuestro alrededor todos los días cotidianamente gracias al oído.


Tenemos olfato, y no nos detenemos a disfrutar de la fragancia de una flor, no disfrutamos del olor a tierra mojada cuando llueve, ni le damos un piropo a nuestra pareja cuando se perfuma, no apreciamos el delicioso olor de la comida que nos alimenta y el beneficio de dejarnos permitir sentir el sabor. No valoramos la maravilla de la respiración y de todo lo que podemos disfrutar todos los días cotidianamente gracias al olfato.


Tenemos brazos y manos, y no apreciamos el valor de abrazar y de ser abrazados… no abrazamos, ¡pero para el rencor estamos mandados a hacer!. No apreciamos, no valoramos ¡todo! lo que hacemos y logramos todos los días cotidianamente gracias a nuestras manos, ¡que maravilloso es tener brazos y manos!.


Tenemos piernas, vamos a todas partes, somos capaces de correr, saltar, de agacharnos, y nos damos el lujo de no ir a los lugares que nos gusta, ni nadar si nos gusta. No valoramos las maravillas que logramos hacer todos los días cotidianamente gracias a nuestras piernas y pies.


Tenemos voz, no apreciamos que podemos comunicarnos, cantar, gritar, ¡pero cómo nos quejamos!, ¡cómo criticamos!, ¡cómo juzgamos!, ¡cómo reprobamos!, como dejamos que salga basura de nuestra boca en lugar de que salgan cosas hermosas, positivas, alentadoras, reconfortantes, inspiradoras. No valoramos la maravilla de todo lo que podemos hacer y transmitir todos los días cotidianamente gracias a la voz. Y tenemos lengua que nos permite, no solo hablar, sino de degustar las cosas que más nos gusta... y nos privamos de detenernos a disfrutar un helado. No valoramos la maravilla de todo lo que logramos todos los días cotidianamente gracias a la lengua y la boca.


¿Lo ves?, lo que te acabo de decir serían más que suficiente para hacerte reflexionar, porque no necesitas que te suceda ninguna situación fatídica para que entiendas y aprecies cuanto afortunado eres. ¡La vida es ya!.


“...no necesitas que te suceda ninguna situación fatídica para que entiendas y aprecies cuanto afortunado eres. ¡La vida es ya!”

Ya te hablé de personas que aún no teniendo lo que tu si tienes, son felices, exitosos y prósperos, pero quiero contarte de una persona muy especial. ¿Sabes?, Dios mandó un ángel a mi familia, mi tío Cheo, el único hermano varón que tuvo mi mamá, además el menor de la familia. Cuando tenía al rededor de dos añitos, tuvo una caída que desvió completamente su columna hacia adelante, y al rededor de los 7 años empezó a manifestar los problemas de la poliomielitis, lo que hizo que permaneciera en silla de ruedas para siempre, él era el más juguetón y risueño, de todo sacaba un chiste y tenía siempre una gran sonrisa, cantaba, tocaba la guitarra, el órgano y el cuatro Venezolano. Era un técnico electricista, esculpía portones en hierro y construyó la casa de mi tía, desde sus cimientos hasta la altura donde el brazo le permitió, pintaba en lápiz, en carboncillo y al oleo, ¡también hizo exposiciones en galerías!, en fin el podía hacer ¡de todo!, porque él tenía un secreto, el usaba un gran poder… el poder de la voluntad y de la actitud positiva.

Recuerdo que cuando era niña me invitaba a ser su pareja de baile, así que yo me subía al posa pies de la silla de ruedas, me tomaba de la mano como un bailarín experto y con la otra mano, él movía la silla de un lado a otro al ritmo de la música. Otra cosa que jamás podré olvidar, es que un día me dijo: "ve a mi habitación y ponte al lado de mi cama, en un momento más va a llegar volando un súper héroe", ¿un súper héroe? ¡Wow!, me fui corriendo a su habitación, que estaba al final del pasillo, ¿qué hizo el loco?, se fue en la silla de ruedas desde el inicio del corredor, ¡a toda velocidad! y antes de estrellarse con la cama, ¡metió el freno de manos! y salió volando como de una catapulta, ¡como todo un súper héroe!. ¡¿Súper héroe?! ¡Claro que sí!… él era un verdadero súper héroe… él hacía que todo fuera posible... Y yo te digo con lágrimas en los ojos:


¡TÚ TIENES TODO PARA SER INMENSAMENTE FELIZ!. Tienes TODO para ser un súper héroe, una súper héroe. Porque tú también puedes hacer las cosas posible, puedes ser feliz con lo que tienes ahora.


Físicamente tienes todo, y a eso súmale tu inteligencia, tu cerebro funciona bien, no estás en un psiquiátrico con camisa de fuerzas, tienes talentos aunque no los veas, ¿no los encuentras?, llámame que te ayudo. Es muy probable que tengas techo, comida, vestido, gente que te quiere, y todo eso ¡es un plus!, son extras que la vida te regala, porque como te demostré con algunos personajes, ellos pudieron aún sin eso, y tú no puedes ser la excepción.

¿Lo ves? ¿Ves que ya tienes todo para ser feliz con lo que tienes? y no lo eres "porque no has logrado…". Si no eres feliz con todo eso que ya tienes, tampoco lo serás con lo que aún no tienes, ¿por qué? porque eso tampoco lo apreciarás, porque siempre necesitarás algo más ¿me explico?. Date cuenta, date cuenta, ¡date cuenta! que ya eres feliz, date cuenta que tienes todo para sentirlo. La felicidad no es un estado de ánimo, no es una meta ni un objetivo, la felicidad es una decisión de gratitud.


”...la felicidad es una decisión de gratitud."

¿No eres feliz porque no has logrado tu sueño? No hay sueños imposibles, lo que hay son sueños sin voluntad. Hay muchas personas sin voluntad, sin actitud positiva; personas que no están dispuestas a hacer lo necesario las veces que sea necesario, sin disciplina, lo que hay, son personas que no toman decisiones, ¡no deciden!, no deciden cambiar, no deciden mejorar, no deciden empezar.

En el mundo hay demasiadas personas que quieren cumplir sueños sin esfuerzo, sueños fáciles, cómodos e inmediatos, y si no es así, entonces, postergándolos.


”No hay sueños imposibles, hay sueños sin voluntad."

La lotería no es la solución, la mayoría de quienes han ganado la lotería la han perdido antes de los 3 o 5 años de haberla recibido ¿por qué?, por no apreciarla, por no valorarla y así sigue el círculo vicioso: no valoras, no agradeces, no eres feliz con lo que tienes, no tienes más cosas por agradecer.


La vida se nos está yendo como agua entre las manos, sin valorar lo que tenemos, sin valorar quien somos, sin asumir que la felicidad es un derecho que ¡ya se te concedió! con todo lo que ya tienes, pero tú tienes el deber de dártelo a ti mismo, porque ¡ese!, debe ser tu primer propósito en la vida SER FELIZ. Con la felicidad que es un derecho de gratitud tu puedes convertirte en quien quieras. No es que necesitas lograr cosas para ser feliz, es que debes ser feliz para poder lograr cosas. ¿lo ves?.


“No es que necesitas lograr lo que quieres para ser feliz, es que debes ser feliz para poder lograr lo que quieres”.

¿De verdad quieres ser feliz, pleno, exitoso, con buenas relaciones, con riquezas y prosperidad en todos los sentidos?, dime dónde está tu voluntad para apreciar y valorar TODO lo que ya tienes, desde tus ojos hasta tu ropa, dime dónde está la voluntad para despertar antes y acostarte después, tu voluntad y disponibilidad para hacer que las cosas sucedan, para encontrar tus talentos y ponerlos a disposición y beneficio de los demás, a través de tu segundo propósito, ¡tu misión!, con pasión, con amor y no “hasta que tenga…”. ¡No postergues más!.


Quiero ¡que te pares!, ¡que salgas del pretexto! y que veas... porque no estás ciego.

¡La vida es ya!.


“...porque ¡ese!, debe ser tu primer propósito en la vida, SER FELIZ.”

Por favor, dime lo que piensas en un comentario abajo. Gracias de corazón.