Tiempo para Cambiar

Actualizado: 22 de jun de 2018

Todos queremos mejorar y sabemos en el fondo lo que necesitamos cambiar, tomémonos el tiempo necesario para hacerlo desde la paz. Te enseño como.



Yo lo llamo el semáforo de la vida, son esas cosas que te suceden, que tu intuición capta y que en el fondo, sabe que no está bien, y es ahí cuando tenemos que mejorar, bien sea nosotros, o mejorar una situación, y para eso se requiere decisión, y no todas las decisiones se toman rápido ni a la ligera. Es ahí cuado necesitamos tiempo para cambiar.


“...pero está ¡bien seguro! del por qué y el para qué estás haciendo un cambio.”

Darte cuenta que hay algo que mejorar es fabuloso.

¿Por qué?, porque hay muchos que no quieren ver su realidad, aunque sean inmensamente infelices. Darse cuenta es el inicio del crecimiento personal.


"Ni calvo, ni con dos pelucas", es decir, ni tan rápido y tampoco tan lento. Tómate tu tiempo, desde la paz, desde la conciencia elevada de que los cambios de hábitos, comportamientos, situaciones no se cambian de un día al otro, pero está ¡bien seguro! del por qué y el para qué estás haciendo un cambio, de tal forma, que cuando tu instinto te quiera llevar a tu zona de comfort, (esa que ya sabes manejar aunque sepas que te hace daño y que no está bien), te invada. Tu saldrás ¡adelante y decidido!.


En mi caso, antes de decidir emprender, pasé por un período de insatisfacción importante y te digo la verdad, me sentía culpable de sentirme así, ¿cómo era posible que sintiera insatisfacción en lo más profundo de mi ser, cuando estaba viviendo una vida serena y feliz?... casi feliz, porque cuando no estás bien contigo mismo, es imposible ser feliz. Me tomó tiempo entender por qué me sentía así, pero cuando lo descubrí, me puse ¡en modo turbo!. Estaba tan entusiasmada en cambiar mi situación, pensando en lo plena y feliz que me sería, que me puse las pilas de inmediato ¡y a trabajar en mi!. Me gustaría que hicieras lo mismo, piensa en quien te convertirás cuando salgas de esto y verás que bien te sientes aún cuando no hayas empezado, no hay lógica para esto, pero se siente ¡genial!.


Se persistente.

Resiste e insiste, ¡insiste!, ¡insiste!, cuando estamos en procesos de cambio, sobre todo al comienzo la cosa se pone dura, pero así son los cambios: aunque sabes que son buenos, al inicio no parecen buenos. Sucede con las dietas, el ejercicio, el cambio de empleo, el emprendimiento, el dejar a la pareja, el ser dejado por la pareja, etc. etc. ¡todos los cambios! necesitan su tiempo de maduración.


Llénate de seguridad.

Busca información, busca asesoría, apóyate con quien ya haya pasaso por tu situación, llénate de entusiasmo y de motivación, imagínate cuánto feliz estarás cuando ese cambio lo hayas logrado. No pares de imaginarte como pensarás, como te sentirás, como inspirarás a otros a salir adelante.

¡Wow!, ¡Que éxito!.


Si ya decidiste un cambio ponle acción, tómate tu tiempo y ¡sonríe desde ya!, porque los tiempos mejores, simpre llegan.

Como tú, ya he pasado por este terreno y me siento en la facultad de ayudarte a salir adelante, porque además, ése es mi propósito de vida.

Estoy aquí para ti y puedes buscarme cuando gustes.


Sería muy grata de saber si este artículo te ayudó y qué otros temas estás interesado en leer, para ponerme a escribir sobre ello ¡más temprano que tarde!.

Apreciaré mucho tus líneas.

¡La vida es ya!.

Dubraska Raga.


etiquetas: #cambios #cambiar #tiempo #crecimientopersonal #plenitud #felicidad #exito